Por fin… Puerto entre miliarios 

Pues llegó el gran día, el día de la que para nosotros es la gran carrera, “puerto entre miliarios”, nuestra carrera. Todo empezó desde bien pronto, a las 6:00 todos en la plaza para los preparativos de la carrera, aunque alguno se quedó dormido y apareció pasadas las 7:00 (los corredores de élite necesitamos más horas de sueño…). Montar los arcos de salida y meta, publicidad, vallas, pancartas, puestos de entrega de dorsales, chips, avituallamientos, controles… y la tensión y choques que todo ello provoca. Aunque también tuvo sus buenos ratos “Tiiiiito, Tiiiiiito” no dejó de sonar en todo el día.

Entre tarea y tarea, risa y risa vamos saludando a conocidos que van a correr y se están acercando a por los dorsales.

Se acercaba la hora de la salida y se iban notando los nervios, todos nos vamos cambiando y nos ponemos la ropa para correr. Jacinto quizás es el que está más nervioso está de todos, no puede correr por lesión en el gemelo, pero es el primero en cambiarse y ponerse la camiseta del equipo, se le nota la rabia de no poder correr que disimula con ánimos y abrazos a todos, incluso se atreve a coger el micrófono y hacer de speaker para calmarse. Se le hace duro vernos en la línea de salida, otra vez será Jacinto, te quedan muchas carreras en esas piernas.

img_2462

10-9-8-7-6-5-4-3-2-1 salida…. 13 kilómetros por delante con un desnivel de 700 metros en los primeros 4 kilómetros. La dureza de la subida y las bajadas técnicas daban este año a la carrera un plus, con este recorrido que ha diseñado Óscar este año hemos subido un peldaño.

Las primeras cuestas empiezan sin llegar a salir de pueblo, una pequeña bajada y la montaña nos espera con sus primeras rampas duras, y así durante 4 kilómetros… Nadie pone mejor a la gente en su sitio que la montaña y sus cuestas, poco a poco, se forma una fila en la que cada uno va a su ritmo para intentar llegar a Peñanegra lo más decente posible, luego quedaban casi 9 kilómetros de bajada.

Por fin tras una hora subiendo llego a Peñanegra, Óscar hace ya bastante tiempo que pasó y Miguel también, Ángel está haciendo la carrera corta de 7 kilómetros y no tiene que subir. Yo llegando al avituallamiento de Peñanegra y Alfredo Gil (ganador de la carrera) entrando en meta, que gran corredor eres Alfredo.

En el avituallamiento un poco de agua, de isotónico, algo de fruta, agua por la cabeza y a bajar, y que bajada… rápida y técnica, para no despistarse ni un segundo si no quieres acabar en el suelo. La presencia de los jinetes con los caballos en las zonas más peligrosas por si hay algún percance nos tranquiliza. Toda la bajada bien señalizada, aunque como siempre, se puede mejorar y lo mejoraremos (las indicaciones y comentarios que nos hicieron los corredores nos servirán para ello). El sol ya calienta de justicia y el tramo de los castaños milenarios se agradece por la sombra. Llegamos a la Romería (allí está protección civil por si ocurriera algo, pero de momento todo va bien me dicen) y otra vez el sol se hace sentir.

Seguimos bajando y ya se ve al fondo Santa Bárbara, parece que ya queda poco, otro avituallamiento y a por la última subida, que rampa la de Santa Bárbara, y ya con casi 11 kilómetros en las piernas, no veo otra forma de subirla que andando y despacio, parece que no se acaba nunca….

Pasamos el molino y ya si que es todo bajada hasta la meta, nada más entrar en el pueblo hay gente aplaudiendo y animando, ¡Vamos, que ya no te queda nada! ¡Ya lo tienes hecho, que es todo bajada! Y por fin entro en meta, como siempre, mi sobrino me espera para entrar conmigo de la mano, no le importa en el puesto que llegue.

Lo primero ver como hemos entrado todos, Ángel ganador de la carrera corta (es nuestro campeón) Óscar y Miguel unos tiempazos. Jacinto nos abraza y nos da la enhorabuena a todos, que ganas tenía de que llegásemos.

Casi sin descanso, comienzan las carreras de los niños y la entrega de trofeos.

De repente, suena mi nombre desde la megafonía para que suba al podio, ¿yo? Pero si he llegado el último… y además, yo estoy en la organización y no se nada… menuda sorpresa, estos cuatro personajes que forman el equipo y que son la mejor gente del mundo me han preparado un detallazo, un premio al espíritu deportivo, y me lo entregan entre todos con el aplauso de todo el pueblo, no se puede pedir más. Abrazos, risas y que cabr…. sois, como lo teníais callado.

Luego como siempre, comienzan los relatos de la carrera, iba detrás de tal pero se me escapó, me despisté y me perdí en la bajada, tropecé y ya no puede seguir el ritmo, me torcí el tobillo, pasé mala noche y no pude dar más, no quise forzar no me fuera a romper, el año que viene mejor vamos por este sitio… en fin, cosas de corredores.

Muchas gracias a todos, gracias Óscar, gracias Ángel, gracias Jacinto, gracias Miguel, gracias Puerto entre Miliarios.

Tiiiiito, Tiiiiiito, jajajaja         Vamossssssssssssssss

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s